martes, 17 de julio de 2012


CAMINO
-¿Queda mucho por andar?

-Queda tanto, cuanto menos, como nos dure la vida. Nos queda un camino que puede ser largo o que puede ser corto, con sus luces y con sus sombras… Un camino sinuoso, recto o quizá tortuoso, un camino sin vuelta atrás, con un horizonte impreciso.
Es un camino con un destino incierto para los agnósticos, o predecible para los que procesan alguna fe, un camino que quizá acabe o quizá no, por ser eterno. Pero lo importante es recorrer el camino con dignidad, con independencia del tipo de camino que nos toque en suerte, se tenga o no fe en algo, porque la dignidad no es exclusiva de los que creen o de los que dejan de creer, sino de los que actúan en conciencia y de buena fe.

-Repito la pregunta ¿Queda mucho por andar hasta llegar a la próxima gasolinera?

-Doce kilómetros, más o menos, pero disfruta del paseo, que después hay que repetirlo en sentido contrario con la petaca de combustible llena.

-Hay que joderse…

-Cómo lo sabes amigo… cómo lo sabes… pero jodámonos con dignidad. Caminante no hay camino sino una petaca de combustible por llenar…



2 comentarios:

  1. He pensado hoy que deberías tener una columna diaria en un periódico nacional. Es una pena que no te lea más gente, porque tus palabras se queden en un ámbito tan reducido. Y no lo digo por esta entrada en concreto, lo digo porque me ha encantado lo que has esccrito, una vez más, y me da coraje pensar que alguien puede no tener la suerte de leerte. Y la foto ya, te mueres. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá sea mejor pasar por la vida de puntillas... Gracias Carmen.

      Eliminar