sábado, 12 de enero de 2013


Paz profunda frente al muelle de Tharsis

Le pedí a mi amigo y patrón Agustín que detuviese la embarcación por unos instantes. Esperamos a que las aguas recuperasen la quietud del reparo de marea en total ausencia de viento, y disparé la foto.
Era el objetivo que buscaba, pero ni Agustín ni yo pudimos resistirnos a contemplar el paisaje, de manera que optamos por tomarnos una cerveza en la cubierta de popa y emplear unos minutos en perder la mirada por esos parajes en los que el único sonido que nos llegaba era el de los pájaros de la marisma y el chapoteo de los peces en el agua.
Nos quedaba aun una hora de navegación hasta el puerto de Mazagón, después de echar una jornada de 12 horas, él patroneando y yo con la nariz metida en los equipos de hidrografía, pero bien merecía la pena detenerse y disfrutar por unos instantes de esa paz profunda frente al muelle de Tharsis… a veces hay que saber vivir el momento y evitar que se escape sin más.
 

2 comentarios:

  1. En la foto solo veo silencio, que envidia...

    ResponderEliminar
  2. No dejarlo escapar y compartirlo... que no se escape, no !

    ResponderEliminar